LA REALIDAD OCULTA

TE INVITAMOS A VIAJAR CON NOSOTROS A TRAVÉS DE LA LÍNEA DIVISORIA QUE
SEPARA LA REALIDAD DE LA FANTASÍA.
José María Ibáñez.

viernes, 18 de diciembre de 2015

EL MONSTRUO DE PRILIPE

José María Ibáñez

Hoy he recordado uno de los sucesos que forman parte de mis Archivos de Historias Olvidadas. Todo ocurrió una fría tarde de invierno cómodamente aposentado en la solitaria sala de investigación de la biblioteca palmesana de Can Salas. Recuerdo que buscaba información sobre una desaparición misteriosa en Baleares. Para tal efecto había solicitado en el mostrador los ejemplares en papel del Diario de Baleares del año 1975. 

Mientras buceaba por las amarillentas páginas del rotativo una noticia, fechada el 19 de enero de 1975, sin firma de autor ni de agencia, llamó poderosamente mi atención. Se trata de unos enigmáticos sucesos ocurridos en el año 1972 en Eslovenia, concretamente en la aldea de Prilipe.

Transcribí el texto de la noticia a mi ordenador portátil, con la intención de buscar más información sobre el caso. A pesar de mi dedicación en la búsqueda de más datos sobre los sangrientos sucesos que, según dicha noticia, se habían producido durante el año 1972 en la citada aldea eslovena, me ha resultado totalmente imposible encontrar ninguna noticia, artículo o referencia al respecto.

De todas formas, y en aras de la información, creo oportuno transmitir la noticia por si tal vez, alguno de los lectores de éste blog pueda aportar más datos sobre la realidad de los hechos que expongo a continuación.

Según el citado artículo, hasta la fecha de su publicación, 19 de enero de 1975, once niños fueron asesinados o desaparecieron misteriosamente en el transcurso de los dos últimos años. La extraña historia comienza en el mes de mayo de 1972 cuando una niña de apenas seis años de edad, Anna Boscivic, sale de su casa y le dice a su madre que se marcha a un bosque cercano a recoger unos lirios. Anna no regresó jamás. Al principio se creyó que la niña había sufrido un accidente, pero ni sus padres ni algunos vecinos que recorrieron la zona en su busca  no consiguieron encontrar ni el más mínimo rastro de la pequeña.

Días después, los gemelos Marinkovic, de cinco años de edad, aparecen ahogados en un río muy lejos de su casa. Los aldeanos asustados cerraban sus puertas y prohibieron a sus hijos que se alejaran solos tanto de día como de noche. "El monstruo acababa de asestar los primeros golpes", murmuraban los lugareños.

Pero el supuesto monstruo vuelve a atacar y poco tiempo después se produce una de las muertes más misteriosas; la pequeña Jirina Kanladic, de cuatro años, es hallada sentada sobre el césped del jardín de su casa, agarrando fuertemente entre sus manos a su muñeca favorita. Los médicos practicaron la autopsia, pero no encontraron explicación alguna a su muerte.

Por otro lado, la mujer de un agricultor de la aldea se hace eco de una extraña experiencia: "Una mujer que no es de esta región, de unos cuarenta años, llamó a mi puerta para ofrecerme 1.300.000 pesetas por mi hija. Dijo que mi hija le encantaba y que, al ver que éramos pobres, pensó que tal vez el dinero nos compensaría por la ausencia de mi niña. Yo fui lo suficientemente tonta para cerrar dándole con la puerta en las narices. Debía haberla entretenido hasta la llegada de algún policía. Éste podría haberla interrogado y tal vez haber descubierto alguna pista a los misterios que están causando tantas tragedias".

Hasta aquí la noticia. Ningún comentario sobre el resto de muertes y desapariciones.  


FUENTES CONSULTADAS

Diario de Baleares. 19 de enero de 1975.