LA REALIDAD OCULTA

TE INVITAMOS A VIAJAR CON NOSOTROS A TRAVÉS DE LA LÍNEA DIVISORIA QUE
SEPARA LA REALIDAD DE LA FANTASÍA.
José María Ibáñez.

viernes, 15 de abril de 2011

EL PISTOLERO SOLITARIO (THE LONE GUNMEN)

JOSÉ MARÍA IBÁÑEZ

Aunque nos resulte increíble, en marzo de 2001, seis meses antes de los trágicos sucesos del 11-S, el primer capítulo de una nueva serie televisiva: The Lone Gunmen (El Pistolero Solitario), se anticipaba a los hechos que conmocionaron al mundo. Los seguidores de la serie Expediente-X, sin duda, guardan un grato recuerdo de estos singulares personajes. Desde su primera aparición en escena, decimosexto capítulo de la primera temporada, poco a poco fueron alcanzando grandes cotas de notoriedad como estrechos colaboradores de los agentes federales Mulder y Scully. 

La idea de incluir a éste heterogéneo trío en los X-Files, surgió de los guionistas Glen Morgan y James Wong, después de asistir a una conferencia impartida por tres interlocutores; seguidores acérrimos de las más oscuras conspiraciones. El nombre elegido para el pintoresco grupo: El Pistolero Solitario hace referencia, irónicamente, a la hipótesis oficial sobre el asesinato del presidente de los Estados Unidos de América, John Fitzgerald Kennedy, acaecido a las 12:30 horas del día 22 de noviembre de 1963 en la ciudad tejana de Dallas.

Los pistoleros son tres: Ringo Langly (interpretado por el actor Dean Haglund), fácilmente identificable por su larga melena rubia y sus camisetas heavy, especialista en telecomunicaciones; Melvin Froheke (Tom Braidwood), el mayor del grupo, destaca por sus conocimientos sobre vigilancia y electrónica y, para cerrar el círculo, John Fitzerald Byers (Bruce Harwood), destacado por su pulcritud en el vestir, que cumple el papel de líder del grupo y actúa como especialista en todo lo relacionado con la informática

LA VERDAD ESTÁ AHÍ FUERA
Sea como fuere, seis meses y seis días antes del fatídico 11 de septiembre de 2001 a las 21:00 horas, según los índices de audiencia, más de catorce millones de norteamericanos asistieron, cómodamente aposentados  frente a las pantallas de sus televisores, al estreno del primer capítulo de esta nueva serie que, eso sí, acababa de forma feliz. Nuestros tres simpáticos personajes conseguían evitar la tragedia; instantes antes de que el avión impactase horriblemente contra las Torres Gemelas.

Ni que decir tiene, que la serie fue cancelada una vez emitidos los trece capítulos correspondientes a la primera temporada; a pesar de que los índices de audiencia superaron con creces los conseguidos por los X-Files emitidos en los últimos tiempos.

¿ESPÍAS EN HOLLIWOOD?
“…lo verdaderamente preocupante es que si uno piensa como un escritor de ficción y se puede imaginar ese escenario, la gente que está en el gobierno, pueden imaginarlo también”. Así se expresaba Frank Spotnitz, uno de los productores ejecutivos de la serie The Lone Gunmen, poco tiempo después de que la ficción se convirtiera en una cruda y horrible realidad. 

Según se desprende de las investigaciones llevadas a cabo por el periodista e investigador norteamericano Alex Jones, estrechos colaboradores en las producciones de X-Files y The Lone Gunmen, estaban en contacto directo con servicios gubernamentales como el FBI, la NASA o la propia CIA.

“En las fiestas que se organizan en Hollywwod – suscribe el propio Jones -, es muy usual encontrarse con bellas muchachas que trabajan para alguno de los servicios secretos del gobierno”. Su misión, sin duda, socavar las opiniones de los miembros del entramado mundo de la comunicación, el cine, el teatro y la cultura.

De todas formas, valdría la pena plantearse si dichas reuniones, que congregan a la flor y nata del mundo de la farándula, no será el mejor escenario para que personajes que se mueven en la sombra, dejen caer, como el que no quiere la cosa, ciertos temas que conlleven un interés especial para ser llevadas, por ejemplo, a las pantallas televisivas o cinematográficas.

Tristemente, en demasiados hechos importantes de nuestra historia nada es lo que parece    

No hay comentarios:

Publicar un comentario